Cada prueba que realizamos es un hito más en nuestra historia personal y carrera deportiva, pero no en todas sientes lo mismo

Zarauzko triatloia :Una prueba mítica del circuito de triatlón en España, que sin duda, ha marcado en mí un antes y un después. Por estas cosas, amo el triatlón…

Desde luego, el triatlón de Zarautz, hay que vivirlo y sentirlo.

 

la foto 5 (1)

Han pasado casi ya dos semanas desde el Triatlón de Zarautz, y desde entonces, no hay día que no vengan recuerdos a mi cabeza y una sensación única que hacía tiempo no sentía.

Para los que sois triatletas, para los que practicáis triatlón, y para los que no, el ZARAUZKO TRIATLÓN es una de las pruebas míticas del triatlón en España,(este año era la vigésimo novena edición),  y que al menos, el triatleta tiene que hacer una vez en su carrera deportiva. En mi caso, espero poder estar en la línea de salida de la playa de Getaria el próximo año.

Me habían contado muchas cosas. Pero nada semejante como vivirlo y sentirlo, sin duda, las palabras se quedan muy lejanas cuando vives intensamente esta prueba de principio a fin.

“You can go the distance
You can run the mile
You can walk straight through hell with a smile

You can be the hero
You can get the gold
Breaking all the records they thought never could be broke

Yeah, do it for your people
Do it for your pride
How are you ever gonna know if you never even try …”,

Hall of Fame, The Script

Os pongo un poco en situación antes de contaros la experiencia que viví allí, porque he vuelto con otras perspectivas y sentimientos. Gracias Zarautz.

Febrero, martes 17, 10:00 am, fecha de apertura de inscripciones para la prueba. Delante del ordenador media hora antes para realizar las inscripciones. Llegada la hora…el sistema se colapsa, la información con cuenta-gotas y…no se puede realizar la inscripción hasta el sábado por problemas informáticos.

Llegado el sábado, yo trabajaba, de modo que Jose era el encargado de realizar las inscripciones…2 ordenadores,, el iPad…en menos de 17 minutos las inscripciones de agotaron. Nosotros estábamos dentro.

Durante los meses que han transcurrido desde entonces, el exceso de ritmo de trabajo no me ha permitido seguir la planificación de la temporada tal y como estaba programada. A un mes de la prueba, empiezo a sentir un temor terrible, pánico.

La natación es una travesía de 3.000 metros desde la playa de Getaria a Zarautz. Conozco el Cantábrico y sus corrientes. Es un mar muy bravo cuando quiere.

El segmento de bici es conocido pos sus MUROS de Aia, con pendientes de hasta el 20 % … Más de un pro en su momento ha tenido que poner pie a tierra en dichas cuestas. Con los pocos kilómetros en mis piernas esta temporada, y eso que suelo escalar bien, esto me imponía enorme respeto.

La carrera, sería el menor de los problemas, después de lo anterior.

Así, no quedó otra que meter mucho volumen e intensidad de trabajo las 3 semanas previas con el fin, como me dijo Jose, de “sufrir lo menos posible”.

Bueno, llegó el fin de semana del 13 de junio, y lo primero que hago los días previos es mirar la previsión meteorológica. Es un sino en mis pruebas de triatlón…la previsión de lluvia era del 70 %, con lo que el miedo se intensificaba.

Los que han hecho la prueba, todos me decían que Zarautz es único, especial, no solo por la dureza, sino por todo el ambiente que te contagia y te llega hasta lo más profundo. Sus paisajes, el entorno verde inmenso de las tierras vascas, pero sin lugar a dudas, su gente. Te arropan de principio a fin, y en los momentos más duros hay alguien que te grita AUPA NESKA y te anima a seguir hacia delante. Las sensaciones son difíciles de expresar con palabras, y solo aquellos que han estado allí comprenderán qué significan para el alma.

Llegamos el viernes, para poder ir con tiempo, estar tranquilos, descansar bien y disfrutar del ambiente.

Sábado, la prueba da comienzo a las 2 pm, la salida femenina y a las 2.15 la masculina. Nos trasladan desde Zarautz a la Playa de Guetaria, donde comienzan a caer las primeras gotas. Nos refugiamos bajo los arcos del puente. Allí coincido con dos enormes triatletas, Judith Corachán, compañera de WITL? y Arrate Mintegui, dos pros como la copa de un pino. Me sentía súper nerviosa, pero quedaba poco tiempo y había que probar  el agua y calentar.

11391723_456366104537885_2363141367828147045_n

La temperatura perfecta, y ya solo con miras a empezar la prueba. Me coloco atrás, pero Jose me mira y me indica que me ponga en primera línea. Yo toda obediente ( e incauta), allá que voy con todas las profesionales (Marina Daimlacort, Gurutze Frades, Sara Loer, Dolça Ollé, Eva Ledesma,Judith, Arrate, …)

186074082

(la de la derecha del todo que parece que va tranquila y todo…:-) )

Salgo hacia la aventura y ¡Zas!, pese a llevar dos gorros y las gafas aparentemente bien sujetas, se me mueven y me entra agua. Era evidente que no iba a nadar en el grupo de cabeza (obvio), pero teníaa que apretar los primeros metros…

Nadé casi hasta la primera boya y tuve que pararme, no veía nada, y tenía las gafas mal puestas. Cual sería mi sorpresa que se me apareción un ángel en forma de surfista. Uno de los voluntarios que iban en stand up paddle, me ayudó a orientarme y no se separó en ningún momento. (yo seguía sin ver un pimiento, con sal en los ojos…).

Por supuesto, por la tarde fui en su busca para darle las gracias, él es Eneko, de la escuela de surf MOOR.

IMG_9452

Bueno, salgo del agua tras esa travesía de 3.000m y comienza la fiesta. Llego a boxes y todo empapado. Ni lo pienso, me pongo casco (gracias a dios que Jose me advirtió que le quitase las gafas –visor oscuras, y llevé las normales transparentes…pues el día no era soleado, la lluvia y las zonas entre árboles inmesos reducían mucho la visibilidad…buena elección).

Empieza el segmento de bici con la subida tendida a Meagas..no me encuentro bien, tampoco mal, pero necesito calentar las piernas, coger ritmo. Empieza una larga bajada con curvas sinuosas…los primeros triatletas pro empiezan a pasar como balas. Otro nivel. Por fin pude ver a Diego Paredes en acción, saludó y todo.

IMG_9438

(Fotografía realizada por Asier Murua)

Empieza el diluvio…”bueno, será solo un ratito, Isa, tú a lo tuyo”…traté de convencerme; ya de vuelta a Zarautz, me he secado un poco y mis piernas empiezan a responder. Vamos a por la segunda vuelta por el mismo recorrido. Paso a unas tres triatletas que como yo, iban sufriendo la lluvia y el frío, pero me sentía fuerte como para poder acercarme.

10592630_387297888144553_2492179632747774254_n

IMG_9451

( Gracias a Asier Murua por las imágenes)

La lluvia no cesa, cada vez cae más, y no puedo estar más empapada. Las bajadas las hago con cuidado pero no siento miedo como otras veces, pero sí con respeto y mucha precaución. Empecé a sentir mucho frío, demasiado, y adelantaba que de seguir así lo pasaría muy mal.

Isabel del Barrio Zarautz Tri 2015

(Fotografía de Aitor Juaristi)

Vuelta nuevamente a Zarautz para afrontar una última vuelta por otro recorrido y los temidos muros. El frío se empezó a apoderar de mí. Mis manos estaban de ese tono blanco absoluto de los cadáveres, y no sentía absolutamente nada. Empecé a morderme los dedos para ver si retornaba la sangre (el dichosos síndrome de Reynaud, pensaba que se me iba a paralizar del todo…), empecé a tiritar y no era capaz de sentir ni los frenos ni los cambios de la bici.

El pensamiento de retirarme para evitar entrar en estado de hipotermia habitó conmigo unos 10 km… pero entonces, mi cabeza, por fin fuerte, me dijo: “Isa, poco a poco, puedes hacerlo y quieres más que nunca llegar a esa línea de meta de Zarautz. No lo pienses, pedalea y disfruta lo que puedas”.

Y eso hice. Tras una larga bajada helada de frío, un giro de izquierdas y entraba en lo que sería la prueba de fuego. Una carretera estrecha, sin asfaltar en condiciones, pero en un entorno realmente precioso.
1470336_831068666948661_4429858291445674579_n

Como os decía, la gente de allí se vuelca con los triatletas, y un buen hombre me dice..”Tranquila, en 500 metros empieza el muro, ya lo tienes”. Pues ale, ya puestos, habría que subirlos ¿no?, no era un solo…no os vayáis a creer… que no olvidemos que esto es País Vasco, y uno sólo ¿Pa´qué?, mejor que sean dos o tres, o …

Con lluvia, el ponerse de pie es muy arriesgado, en cuestas con semejantes pendientes 18 %-20% pues la rueda de atrás suele resbalar y la posibilidad de caída es bastante grande, así que a tirar de piernas…eso no falla, y yo confío mucho en las mías…no quedaba más remedio que hacerlo.

Más largo de lo esperado, 1´2 km de subida a muerte, bajada y vuelta a encontrarte con otro muro igual.

Pues allí, todos haciendo uso de la fuerza máxima de nuestras piernas para coronar esos muros..una espectacular bajada nos esperaba. Y fue entonces, cuando iba subiendo dando todo lo que mis “patas” eran capaces de mover, me dije: “Isa, ya está hecho, a seguir y disfrutar”.

Empecé a sentirme bien, a disfrutar del paisaje, de las bajadas y de la última subida que nos esperaba antes de volver al pueblo de Zarautz…Aquello fue espectacular, pues un cúmulo de gente apoyándonos y formando un pasillo como si del Tour de France se tratase… después de lo anterior, ya todo me resultaba fácil y el apoyo de la gente te sacaba más de una sonrisa.

 

Momento de la transición y sin querer me quedo con una zapatilla puesta…

186076880

Transición rápida. Tocaba correr. Con los pies empapados no…lo siguiente…nos hubiesen hecho falta unas katiuskas, pero no había tiempo de lamentaciones, que estábamos todos iguales.

Para evitar lo que me suele pasar en este segmento (factor mental me arrastra hacia el lado oscuro), activé el modo Chemita Martínez…”No pienses, corre”. Y eso hice, cuerpo arriba, y paso a paso, concentrada solo en eso hasta que cogiese ritmo. Cogí un ritmito bueno, y no lo solté.

10153216_866126820107188_7375666508602858537_n[1]

Pese al tute de las piernas, éstas respondían bien. Jose me advirtió que no ve viniese arriba en los primeros kilómetros, en los que la gente llena las calles del pueblo de Zarautz formando un único pasillo por el que correr…pelos de punta pero con la mente fría… Si empezaba fuerte luego lo pasaría mal (ya me voy conociendo).

186077972 (1)

Pues oye, disfruté esos 20 kilómetros infinito, me encantó el recorrido, las sensaciones, la gente…ver a Sonia ( @africansoul), sentada con un paraguas en el tramo del paseo marítimo animando era un subidón…y a Eneko y otros seguidores animado lo hacían todo más fácil.

FullSizeRender (3)

Me sentía bien…no sé qué ritmo llevaba pero iba bien y con la mente fuerte. Tres vueltas a un circuito que acababa al lado de la plaza. La lluvia no nos abandonó ni un solo instante…pero ya daba igual.

En la plaza, vi a otra chica y me lancé, me marqué un sprint final de 300 metros que me dejó exhausta pero ya estaba hecho. La palabra es FELIZ.

Me hubiese gustado haber hecho mejor tiempo, claro está, pero por fin conseguí vencer unos mieditos más, sobreponerme al frío, disfrutar y hacer una buena carrera comparado con otras ocasiones. Valoración final muy positiva y con unas sensaciones diferentes.

Me mantuve entera hasta que llegó José, entonces lloré de felicidad.

la foto

Está claro, que ese día, nos cambió a todos y en mi caso marcó un antes y un después.Con ganas de seguir aprendiendo y soñando estar algún día un poquito más arriba.

Deseando volver el próximo año a esta maravillosa prueba, que esta vez, fue épica.

Gracias a todos por leerme, y espero haber sido capaz de trasladaros por unos instantes esas sensaciones, para que logréis imaginar la sensación de cruzar esa línea de meta, y más aquel día.

Os dejo no sólo imágenes que captan lo que fue el triatlón de Zarautz, sino el vídeo que es espectacular (ojito a los últimos segundos que aparezco con la lagrimilla 🙂 ) . Lo tenéis todo al final del post.

IMG_9433

(Fotografía realizada por Mikel Taboada)

AGRADECIMIENTOS:

Al pueblo de Zarautz y a los organizadores de la prueba por mantener el espíritu del triatlón y apoyar a cada uno de los atletas en todo momento.

A los voluntarios que ese día nos ayudaron, en especial a Eneko de la escuela de surf Moor, por sus indicaciones en el mar.

A todas las personas que han hecho posible captar cada instante, sensación en imágenes y aguantar la tremenda lluvia para regalarnos estas maravillosas fotos: Asier Murua, Mikel Taboada, Bittor Muitozabal, Nuria (La distancia más Larga entre A y B), Aitor Juaristi.

A las personas que tuve la suerte de poder conocer en persona que me animan a seguir cada día en las redes y además son atletas: Ana, de Valencia, Aída Pintó, Sonia, la surfista, al grande Mark Puig (que hizo una excelente carrera y pronto lo veremos en Hawaii seguro).

Por supuesto, a todos y cada uno de los triatletas que ese día corrieron y pese a todo tenían alguna palabra o buen gesto cómplice. Mi enhorabuena a las triatletas Judith Corachán, 3ª clasificada y compañera de equipo WITL? Arrate Mintegui, por su generosidad y por preguntarme qué tal me había ido la prueba, lo agradecí enormemente, y resto de chicas que corrimos.

A Orca Triathlon, Tom Tom y Where is the Limit? Por confiar en mí y ayudarme esta temporada.

Por supuesto, y más importante, a mi alma gemela y entrenador José Acosta por confiar en mí y ponerme un poco las pilas, y a mi familia por hacerme fácil lo difícil.

IMG_4546

José, ACOSTADEENTRENAR, saliendo del agua.

11401189_456365961204566_5886918288982943422_n

( La típica sonrisa del antes, no sabíamos lo que nos esperaba. Con Aída Pintó, una campeona y las dos súper contentas. Nos seguimos en las RRSS y fue genial vernos por fin antes y después)

IMG_9458

186078916

Este hombre es Toni Noé, 71 años, no ha faltado a ninguna edición del Triatlón de Zarautz. Admirable y fuente de inspiración para todos. Su sonrisa lo dice todo.

186077439

186075363

[youtube id=”W1WcNtrYyPk”]

Sin título

Y el día siguiente amaneció así 🙂 …supongo que todo pasa por algo 🙂