Buenísimos días de Otoño. No he encontrado mejor manera de abrir el editorial de este mes que con un cambio de perspectiva y una reflexión personal. Da igual cuántas intenciones tengamos para conseguir nuestros sueños si no cambiamos nuestra mentalidad.

Todo es cuestión de perspectiva y de ser flexibles para moldear una mentalidad fuerte que nos ayude a superar los obstáculos que a veces nosotros mismos nos colocamos en el camino sin darnos cuenta.

Pues sí amigos, hace apenas un mes dábamos la bienvenida a un nuevo curso, que, como cada Septiembre viene cargado de una lista de buenos propósitos y deseos que cumplir.En muchas ocasiones se quedan solo en eso, en deseos. ¿Y eso por qué nos pasa?

Lo habrás leído infinidad de veces, pero, lo que separa un deseo de hacerlo realidad es la determinación y el compromiso que pongamos ante ello.

Entonces os proponía ir despacio, tomarnos las cosas con más calma e ir buscando pequeños objetivos a muy corto plazo, para no saturar nuestro sistema nervioso central de tanta información y estrés. Si seguisteis mis consejos, Septiembre era el mes del COMPROMISO CON UNO MISMO Y GANARNOS NUESTRA CONFIANZA.

Lo sé, muchos me diréis que una vez que empiezas con la rutina y responsabilidades diarias no es posible. Que si el trabajo, la casa y cantidad de excusas más que nos ponemos para exculparnos de que finalmente no hemos sido capaces de lograr aquellas cosas que tan firmemente habíamos listado.

A mí me pasaba, igual que a ti, pero hay que reconocer que son meras excusas para librarnos de esa culpa que nos autoimponemos también.

Lo primero de todo es establecer prioridades, y actuar atendiendo a las mismas.

Como os he ido comentando o habréis visto en las historias de Instagram, hace unas semanas empecé un Curso de postrado en INEF en la Universidad Complutense de Madrid, que durará hasta Junio.

Mi prioridad este curso es actualizar conocimientos, aprender cosas nuevas y poder así, mejorar como profesional.

Para ello, he cambiado la mentalidad. Soy consciente que no podré asistir a muchos de los eventos a lo largo del curso, que no podré entrenar como me gustaría, que ni siquiera podré asistir a algunas competiciones y que el tiempo ahora estará más dedicado a este objetivo de sacar el mayor rendimiento de este post-grado.

Han pasado 3 semanas desde el comienzo y he tenido que decir “ NO” a algunos planes muy atractivos. Y bueno, no pasa nada. Me encuentro más tranquilla por no ir corriendo a todos lados, o no tener que quedarme sin dormir por adelantar el trabajo que tengo pendiente.

¿Sabéis lo bueno de esto? Que siempre siempre tienes la posibilidad de cambiar aquello que no te guste, elegir otro camino, otra manera de sortear esos pequeños imprevistos…TU MENTALIDAD.

img_1380

Como en el deporte, en la vida, LA MENTALIDAD LO ES TODO. Si no haces por cambiar lo más intrínseco que tenemos, una actitud diferente ante las cosas, dará igual la de cosas que intentes hacer, porque volverás al mismo punto.

¿Cuántas veces has comenzado una nueva “dieta”?, ¿Probado infinidad de planes de entrenamiento para un cuerpo perfecto en 15´´? (milagros a Lourdes), ¿ Cuántas veces te has dicho “ Mañana empiezo con el Yoga”?, y así hasta el infinito y más allá….

Si no cambias el modo y la actitud ante las cosas, no importa el número de objetivos que te propongas si no crees firmemente que lo primero en lo que has de ocuparte es en ti.

Cuando uno es coherente con sus pensamientos y sus actos, la confianza aumenta, pese a vivir experiencias no tan buenas en algunos momentos. Además, lo que puedas ofrecer y transmitir al resto de tu entorno será mucho más positivo que si vas siempre “a la carrera”.

Necesitamos algo que sea tan fuerte que podamos mantener en el largo plazo para vivir de la manera más plena y sana posible. Y lo más importante, sin más estrés añadido.

” Lo que estás pensando, aquello que da forma  tu mente, es lo que marca la diferencia más grande de todas”, Willie Mays ( es un jugador de béisbol americano)

Os he hablado en muchas ocasiones de la importancia de crear una mentalidad fuerte en el ámbito del deporte. La mentalidad lo es todo, creedme.

Lo es para ponerte las zapatillas y salir a entrenar el día que llueve, para acabar las series cuando ya no quieres más, para saber parar cuando de verdad se necesita, para nutrirte de forma sana… El pasado fin de semana, en el triatlón IRONMAN 70.3 LANZAROTE, no supe gestionar la carrera a pie porque no supe estar fuerte mentalmente.

Os contaré en detalle todo en la crónica. Acabé llorando de rabia. Pasados dos días, con la cabeza más calmada, cambié la perspectiva: “La próxima vez saldrá mejor. Ahora a seguir trabajando este aspecto, ser positivos y estar con ganas para disfrutar del próximo”.

Y como suele decirse “a otra cosa mariposa”.

Saber decir NO, es de las cosas más difíciles quizá a las que solemos enfrentarnos. Actualmente pretendemos llegar a todo, y encima hacerlo perfecto; ¿Has probado alguna vez a decir NO a algo por decirle SÍ a lo que tú realmente necesitas?

Soy consciente que no puedo gustar, ni quiero, a todo el mundo. Que no todos compartirán las mismas aficiones, deseos o estilo de vida…Cada uno somos únicos y diferentes y es absurdo querer complacer a todo el mundo cuando no se es capaz de complacerse uno mismo. ¿No os parece de sentido común?

Hay que buscar un Desarrollo sostenible en el tiempo para nosotros mismos.

El ejercicio que os propongo. Os aseguro que es más complicado que mantener una plancha durante 60 segundos, pero cuando aprendes a gestionar el binomio de lo que tú quieres – por lo que los demás esperan de ti, la vida es mucho más sencilla.

Me está costando tiempo bajar la intensidad del ritmo frenético al que estaba acostumbrada, pero mi salud y bien estar se encuentran mucho mejor. ¿ Te unes al cambio?

2016-08-24-adidas-madrid-3576

Por si te puede ayudar en ese camino hacia un cambio de mentalidad fuerte y consistente en el tiempo, algunos cambios que he hecho para

SABER DECIR NO:

– A quedarme hasta altas horas de la noche viendo la tele en lugar de descansar y dotar al organismo de sueño.

– A propuestas y trabajos que no encajan con mi personalidad, con mis objetivos o que suponen dejar de lado otras cosas más importantes para mí.

– A los momentos de nervios en los que perdemos la perspectiva y te dejas llevar.

– A la comida fácil, llena de azúcares , productos procesados y el “cola cao” con galletas que me zampaba antes de irme a dormir.

(algunas de las cosas…el Yoga me ayuda bastante a reducir los niveles de estrés y poder tomar decisiones con más calma).

Aquí mi propuesta y editorial del comienzo del otoño: Comenzar a construir una fuerte mentalidad y compromiso con uno mismo. Par ello, será necesario que nosotros mismos seamos nuestra prioridad.

Nada mejor que sentirnos bien para poder transmitirlo a los demás, ser más productivos en todos los aspectos de nuestra vida y crear más tiempo de calidad para aquellos que nos rodean.

Eso será uno de los pilares fundamentales para ser generadores de energía y hacer algo grande.

¿ Qué opináis?, ¿ Habéis hecho algún cambio importante que os haya resultado beneficioso?.

Como siempre, estaré encantada de leeros y poder compartir nuestras experiencias.

Hasta entonces, hacer felices a quienes nos rodean solo es posible si somos capaces de hacernos felices a nosotros mismos.

Feliz semana equipo. 🙂

Ayer salí a correr con la única intención de disfrutar. Y qué bien sienta amigos 🙂

img_1376

 

SET A MINDSET