DO LESS FOCUS MORE

Una vida saludable también pasa por tener una mente clara. Mens sana in corpore sano. Hacer menos, pero centrarnos al 100 % en lo importante. Lo hemos escuchado mil veces y nos resulta difícil de llevar a cabo en a mayoría de las ocasiones.

Unos días de desconexión sin duda ayudan a poner las cosas en orden. ¿Cómo? Aquí 5 pequeñas cosas que me funcionan y ayudan a recargar energías. ( Spanish only) P2201741

Quizá nos empeñamos en querer hacer siempre demasiadas cosas a la vez, pero si algo hemos aprendido es que, por mucho que queramos, todo no se puede…si quieres hacerlo bien.

No es la primera vez que dedico uno de los posts a escribir sobre algunas de las necesidades que todos y cada uno de nosotros tenemos de desconectar con nuestro día, poner el modo apagado y cerrar todas las aplicaciones de nuestra vida para resetear el sistema operativo de vez en cuando.

En mi caso, el estado de “sobre-calentamiento” o “ sobre-uso del sistema”, cuando lleva mucho tiempo encendido y necesita desconexión, suele darse una o dos veces al año. Esta vez sin duda, ha tardado pero era inevitable…desde las pasadas vacaciones de verano, ha sido un período de no parar de trabajar, de emprender proyectos, de dar clases entre semana y fines de semana, pico de trabajo en navidad, concentrarme en la planificaciones de mis deportista on-line ( cada uno es un mundo)…y otros proyectos personales que no salen adelante porque la cabeza pide un STOP!!!

P2201671

Así que cuando esto sucede y somos conscientes, hay que ponerle solución antes de que sea demasiado tarde. Si algo te da la experiencia, tras varios tortazos pertinentes por la cabezonería del “ yo puedo con todo”, hay algo que está claro y debe estar presente en cada una de las tareas y facetas que queremos emprender y proyectos a llevar a cabo: HACER MENOS, PERO FOCALIZARNOS MÁS.

El hacer las cosas una por una que nos dirían nuestros padres. Sí, eso que hemos escuchado alrededor de mil veces pero sin embargo, no dejamos de engrosar la lista de tareas por hacer.

La mía empezaba a no tener fin, y cuando no se prioriza de manera adecuada, se entra en un período de bucle de ir siempre a la carrera tapando agujeros pero no haciendo las cosas todo lo bien que nos gustaría y podríamos. Por otro lado, los procesos creativos e imaginación empiezan a descender, nuestro cerebro pide un descanso y no se lo damos. Y eso, no es saludable.

Hay varias cosillas que a mí, una persona más que activa y que no deja de querer hacer cosas y emprender nuevos proyectos continuamente, me funcionan. Sin duda, la más drástica, pero la que nos devuelve a un estado de energía renovadas es la de tomarse unos días de descanso. Es lo más sencillo y sin embargo, siempre se le pone alguna excusa. He estado unos días fuera, con mis papis en modo de desconexión con el fin último de dejar descansar al cuerpo y a la mente de su rutina diaria.

Sólo han sido 4 días pero, como diría mi padre, “ Menos es nada”.

Marbella febrero 2016 (7)

Aunque esperaba unos días soleados llenos de luz en la Costa del Sol, la fortuna nos ha traído un pequeño temporal de viento y chubascos que solo nos dio tregua un día, pero bueno, en estos casos hay que tomárselo con filosofía y buscar el lado positivo. 🙂

En este caso, el poder desconectar y tomarse su tiempo para cada cosa, era la idea y en eso debía centrarme. Os pasará que cuando os marcháis de vacaciones, también vais con una lista previa de cosas que queréis hacer, ¿Os pasa? como cuando en la universidad te llevabas la mochila para estudiar y volvía exactamente igual que había ido.

Esta vez, salvo un par de conexiones puntuales para dar respuesta a unos correos urgentes de trabajo, decidí seguir el listado de tareas que SÍ debemos seguir para poder resetear el sistema por completo. Aquí 5 cosas fundamentales que nos ayudarán a poner las cosas en orden. No es necesario irse fuera, basta parar un poquito y poner perspectiva a las cosas. ¿Acaso no tenemos los fines de semana?

P2201613

  • Olvidarse de las tareas del trabajo: relativizar su importancia y atender exclusivamente a las que son verdaderamente importantes e imprescindibles. El resto, por más que nos empeños en auto convencernos, son prescindibles.
  • Dejar un poquito de lado el mundo virtual y de las redes sociales. Es cierto que en mi caso que trabajo con ellas y es la manera de poder conectar con vosotros, leeros y escucharos, es algo que difícilmente se puede dejar de lado, pero sin embargo, sí se puede limitar su uso.

Veréis que suelo poner poco de mi día a día más personal, para eso, uso el Snapchat en el que os voy contando detales de mis entrenamientos, o de las cosas que hago con los pelos a lo loco de un modo muy directo y natural. Reservarse esos momentos tan personales con uno mismo, también es importante, sin la necesidad constante de contar dónde estamos y qué hacemos en cada momento. No pasa nada y os aseguro que esa desconexión –detox también nos ayuda a poder prestar más atención a lo que tenemos más cerca.

  • Si viajas con alguien, pasa tiempo con quien te acompaña. Si viajas solo, pasa tiempo contigo mismo, escúchate. En mi caso, mis padres. Es una oportunidad de recuperar conversaciones, momentos, y estar presente en el momento sin tener la mente en otro lugar. El tiempo pasa demasiado rápido, así que tenemos que aprender a vivir esos momentos intensamente.
  • Entrenamiento Invisible. Claro, luego están los entrenamientos, que por supuesto, salvo que tu destino tenga como fin último entrenar, por supuesto, lo dejamos un poco de lado. No pasa nada, mirémoslo como otra parte del entrenamiento igual de importante: El entrenamiento invisible.

Dedica tiempo a levantarte sin una alarma estridente por las mañanas, a darle al cuerpo el descanso que necesita, a nutrirte en condiciones y disfrutar de cada comida sin ir con prisas. Sin duda, he dormido cual marmota, y comido aún más.

Estos días, he aprovechado a correr y a hacer mis pequeñas rutinas de estiramientos con alguna pose de Yoga. Correr disfrutando del mar, del viento, del olor a sal, observando cada cosa…es otra manera más amena de seguir haciendo deporte.

Pasear y descubrir el lugar al que vas, no sólo te mantiene activo, sino con la mente en otro lugar, ayudando en ese proceso détox. Muévete, sin coger coche, trata de ir a cada sitio caminando. Es otra manera de permanecer activo.Si vas solo tendrás mucho tiempo para conversar contigo mismo y descubrir sin duda, cosas sorprendentes. ¿Lo habéis probado?
Marbella febrero 2016 (2)

Marbella febrero 2016 (3)

  • Conecta con el entorno, deja que la tranquilidad te invada aunque solo sea por unos días, y céntrate en pocas cosas que te hagan sentir bien. ( para el stress diario, los miles de correos, y el entrenamiento duro ya tendremos tiempo).

En mi situación particular, que encima vivo en Madrid y carecemos de ese ambiente de mar, sentarme un rato a escuchar las olas, sentir la brisa el olor del mar, son cosas realmente sencillas pero que me aportan muchísima calma.

Marbella febrero 2016 (6)

Sé que son cosas que estoy segura habéis leído o escuchado antes, pero no quería dejar pasar la oportunidad de compartirlas con vosotros. Particularmente me cuesta mucho desconectar y siempre estoy en modo ON, e incluso en Stand By, pero estas pequeñas rutinas me ayudan a apagar el sistema y a hacer menos, pero poniendo muchísimas más atención y sentido a lo que hago.

Han sido 4 días increíbles en los que he dormido, paseado sin reloj y sin prisas, disfrutado 100 % de mis papis a los que siempre veo con prisas y a lo loco..he dejado que el trabajo pasase a un plano secundario sin sentirme culpable por ello…y la verdad es que he vuelto con la energía cargada. En estos momentos estaré en Londres, viajando por trabajo.

Esta semana se presenta sin duda movidita y cada cosa requiere su especial atención. Con la mente y cuerpo más despejados, estoy segura disfrutaré más cada una de estas experiencias.

Marbella febrero 2016 (8)

Gracias a todos por leerme y en nada estoy con nuevos vídeos de rutinas de entrenamiento, video blogs y sorpresas para todos.

Hasta entonces, disfrutad de cada cosa prestándole especial atención. Hagamos menos, pero con más pasión y atención. Besines mil equipo. 🙂